Toca la puerta

Dentro de mis nuevas fijaciones, he desarrollado una muy particular por las puertas. Sí, creé un board en Pinterest solo de puertas y ya no puedo salir de Home Depot sin pasar por el pasillo que muestra la multiforme galería de ellas. Siempre he pensado que cuando vayas a diseñar, comprar o reconstruir tu casa, la puerta es un detalle que no debes pasar por alto, pues esta dice mucho de lo que hay en el interior. Al menos eso pienso yo.

Hay puertas de muchos tamaños, colores, materiales y estilos, pero todas tienen el mismo propósito: permitirnos la entrada y salida a un lugar. Cada cual escoge la puerta que más le gusta y finalmente la elige por sus necesidades. Unos se inclinan por la seguridad, otros prefieren el estilo y están los que pueden gozar de lo mejor de los dos mundos: una puerta bonita y segura.

En nuestra vida, además de su uso literal, hemos utilizado esta palabra como metáfora cuando hablamos de oportunidades, proyectos, nuevas historias o cuando tenemos acceso a bendiciones en el plano espiritual. Esto también tiene una doble connotación, pues hay puertas que nos llevan a vivir experiencias increíbles, mientras que hay otras que definitivamente hubiésemos preferido nunca abrirlas (ni por equivocación).

Todos los días se nos presentarán nuevas puertas invitándonos a entrar, pero así también habrán otras que nos darán la salida que tanto necesitamos. Lo importante es saber elegir las mejores puertas, no por lo que aparentan, sino por lo que nos ofrecen.

Nunca dudes en consultarle a Dios que te dirija y te ayude a elegir las mejores puertas en tu vida. Algunas serán bendiciones inesperadas, otras te llevarán a vivir las mejores experiencias de tu vida y en cambio otras serán las grandes lecciones que te ayudarán a crecer. No importa la puerta que tengas frente a ti, sea de entrada o de salida, ten valor y cree en que no estarás sola en el trayecto.

 

De todo corazón,
Miredys