Tinta Simpática

Si Dios sabe lo que voy a decir antes de que lo diga, Su conocimiento, en vez de limitar mi oración, aumenta la belleza de mi adoración.
— R.C. Sproul.

¿Haz recibido alguna vez una carta con tinta invisible? Pues yo no, pero es muy interesante cómo funciona esto. Te explico. La tinta simpática o la tinta invisible no se deja ver en el papel hasta que se le aplica el reactivo conveniente, ya sea calor o algún agente químico.  Esta sustancia se puede utilizar por distintos medios, como una pluma fuente, un palillo o un estilógrafo. Se usa mayormente para correspondencia confidencial y los mensajes secretos durante los tiempos de guerra. [1]

 

* * *

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
— Mateo 6:6

Una oración frente a los demás, elocuente, con palabras rebuscadas, una entonación convincente y un poco de ruido no necesariamente da más resultados que una oración sencilla, con palabras genuinas y sin nadie alrededor. No oramos para que nos oigan y vean cuan convencidos estamos de que Dios nos escucha. Oramos porque creemos que Dios tiene la respuesta correcta a nuestro clamor.

El secreto de la oración es orar en secreto
— Leonard Ravenhill

La oración que Jesús nos enseña es como la tinta simpática, para algunos es invisible, pero una vez aplicados los reactivos convenientes, el mensaje que esperamos se hace visible.

El calor. La tinta simpática es invisible en el frío. Sin embargo reaparece con su color verde o azul en cuanto se calienta el papel. Pero una vez se enfría, vuelve a desaparecer. Así como el calor reaparece la tinta, el Espíritu nos ayuda a que nuestra oración tenga sentido. Tanto así que aún en nuestra debilidad el Espíritu acudirá a ayudarnos. Muchas veces No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. (Romanos 8:21)

Así como la tinta simpática necesita ciertos agentes para ser visible, nuestra oración necesita de ciertos reactivos para ser eficaz.


El reactivo de la fe
"Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán. -Marcos 11:24

Sería absurdo decir que hay personas que oran sin fe. Pero la realidad es que muchas veces no creemos en que Dios tiene la capacidad y el poder para hacer todas las cosas. Por eso seguimos viendo un papel en blanco, cuando ya hay una respuesta escrita esperando ser manifiesta por el reactivo de la fe.

 

El reactivo del entendimiento.
¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.
-1 Corintios 14:15

C.S Lewis lo explica magistralmente en una de sus citas: “Si Dios hubiera contestado todas las oraciones tontas que he hecho en mi vida, ¿dónde estaría yo ahora?”  Mientras más conocemos a Dios, estaremos más conscientes de su voluntad. Una oración con entendimiento no será un pedido caprichoso de un simple deseo, es contemplar la voluntad de Dios ante todo las circunstancias y primero que cualquier otra cosa. 

 

“Debemos orar con nuestros ojos en Dios, no en las dificultades” — Oswald Chambers.

 

El reactivo de autenticidad: 
Y al orar no repitan ustedes palabras inútiles, como hacen los paganos, que se imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios.  No sean como ellos, porque su Padre ya sabe lo que ustedes necesitan, antes que se lo pidan. -Mateo 6:7

No se trata de un discurso ante un ser distante e intocable. Nuestra oración es un momento sublime y a la vez tan poderoso entre el Padre y sus hijos, pues Jesús ya hizo el enlace en la cruz.  Una oración auténtica es tan poderosa como el grano de mostaza que mueve la montaña, pues es agradable, transparente y de corazón.

El Señor está cerca de quienes lo invocan,
de quienes lo invocan en verdad.
— Salmos 145:18

La fe, el entendimiento y la autenticidad son tres reactivos que harán manifiesta la respuesta a nuestra oración. Lo que ahora es un simple papel en blanco, pronto será la constetación que tanto necesitamos. 

Procuremos que nuestra oración sea como la tinta simpática, invisible para los hombres, pero visible para Dios. 

La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder
y da resultados maravillosos.
-Santiago 5:16

 

 

 

De todo corazón, 
Miredys

 

[1]http://www.ehowenespanol.com/historia-tinta-invisible-sobre_259528/