Estuvo bien sufrir

Es muy tarde en la noche. Hace mucho tiempo que no escribía a estas horas. Recuerdo que el escrito que hice una noche igual que esta, estaba muy triste y angustiado por muchas cosas que estaba viviendo y no entendía nada de ellas. Hoy no estoy triste ni angustiado, he estado pensando mucho en un versículo que ha marcado mi corazón, y que puede ser la respuesta de aquel escrito de hace meses. Honestamente no sé ni como llegue a él o si fue el versículo que llego a mí. Lo que sí sé es que hizo mucho en mi tarde y ahora noche de hoy.

El versículo es el siguiente:

Estuvo bien que me hicieras sufrir porque así entendí tus enseñanzas.
— Salmos 119:71 TLA

Estuve hace un rato viendo fotos de hace más de dos años atrás; ver quien era, como era, como actuaba o pensaba. Ver la gente que tenía a mi lado, ver donde estaba… Ver ahora que soy tan diferente, que he crecido, aprendido…

Leer y releer ese versículo de Salmos es increíble. Estuvo bien todo lo que tuve que vivir, estuvo bien los tiempos difíciles que viví, estuvo bien los momentos en los que sufrí, estuvo bien, estuvo bien.

Hoy puedo decir eso. Tal vez en esos días, semanas o años no podía decir lo mismo, pero hoy sí, hoy lo puedo decir; estuvo bien.

Entendí, crecí, aprendí, hoy valoro mucho sus enseñanzas, hoy valoro tanto todo lo que he recibido, que honestamente nada importa todo lo que sufrí. Dicen los versículos 70 y 72 que las enseñanzas de Dios hacían feliz al salmista y que las valoraba más que el oro y la plata.  Aunque sufrió, lo hicieron feliz.

No quiero decirte con este post: “vive feliz con tus sufrimientos” pero, sí quiero decirte que luego de estos sufrimientos dirás: “Estuvo bien, estuvo bien sufrir”.

 

 

Bendiciones,
Lito Alicea


Puedes conocer más de Lito Alicea en su blog litoalicea.com o síguelo en sus redes sociales por @litoalicea