C5317173-3670-43C9-A266-CB7D30EB576B.jpg

Miredys Valcárcel

FUNDADORA DE ALLUNISONO

Cuando todo comenzó…

El verano del 2016 marcó un antes y un después en mi vida. Fue la primera vez que supe lo que significaba ansiedad porque lo viví. Todo comenzó con un ataque de pánico, luego fueron largos meses con la ansiedad a flor de piel. Para ese entonces ya había comenzado mis estudios en consejería profesional, pero como bien dice el refrán: “No hay mejor maestro que la experiencia”.

Fue un proceso incómodo y agotador. En ocasiones parecía que me robaba la esperanza de tener la posibilidad de vivir a plenitud. Aún así, agradezco el privilegio de tener una red de apoyo incondicional que fue mi soporte y aliento durante todo ese tiempo. Muchos no entendían y apenas sabían cómo ayudarme. Era una situación que se salía de las manos.

Hoy recuerdo todos esos días de oscuridad y aunque no desearía volver a vivirlos, aprecio todo el aprendizaje que trajeron consigo. Hoy se hace real un sueño que nació en días de desesperación. En un lugar desierto, Dios le daba vida a este proyecto que en ese entonces a penas entendía.

Sé que su propósito era transformar mi visión. Mi anhelo es que así como yo tuve gente a mi alrededor que fueron luz, aliento y descanso otros puedan tenerlo. Que en momentos de crisis no se sientan desprovistos de herramientas y que sepan que hay alguien que le interesa cubrir su necesidad, esa que está en el corazón (mente) y es más difícil divisar y tratar.

Junto a un excelente equipo de profesionales y líderes adiestrados en el campo de la salud, comenzamos una trayectoria de servicio a nuestra comunidad puertorriqueña. Reconociendo la necesidad imperante de que nos levantemos a una sola voz, ALLUNISONO, transmitiendo el mensaje de la esperanza, resiliencia y la libertad.

“…porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza.”

—Romanos 5:3-4

Untitled-1.png